Inspiración para su futuro

0
1238

Los niños tienen toda la vida por delante y les encanta imaginar qué van a ser cuando sean mayores. Aunque hay niños que tienen una inspiración clara, la mayoría se pierden en versiones fantasiosas de la realidad que da gustos escuchar. Muchos niños quieren ser astronautas, como Buzz de Toy Story, y disfrutar volando por el espacio exterior hasta descubrir nuevos mundos.

Hay niñas que desearían tener alas, como la dulce y traviesa Campanilla, para poder bailar sobre la punta de sus pies como las bailarinas de ballet a las que tanto admiran. Otras, preferirían domar caballos salvajes, como su querida vaquera Jessy. Tanto unos como otros se imagina viviendo en una cabaña bajo un árbol, como David el Gnomo u otros personajes de la infancia.

vinilo-infantil-buzz-lightyear-iiiKI113

Alimenta su imaginación

Una forma más de contribuir a alimentar su imaginación es dejando que en la decoración de su cuarto haya referencias a estos gustos. Pero claro, son extremadamente cambiantes y la criatura que hoy quería pescar en un tranquilo lago hasta encontrar a Nemo, mañana querrá ser una estrella de rock.

Los cambios son un gran aliciente para los niños y los vinilos permiten cambiar la decoración del cuarto del niño al ritmo que van creciendo y modificando sus gustos, sin que queden marcas que dañen la estética o la pintura. Algo muy de agradecer por parte de los padres. Donald y Mickey pueden ser la inspiración de niños y niñas deportistas con su vinilo más baloncestístico, pero quizás llegando a la adolescencia prefieran la imagen de Michael Jordan para inspirarse.

KI101DE43

No importa la meta, importa el viaje

Es igual si el niño o niña no acaban siendo ingenieros famosos, quizás mientras sueñan con construir robots acaben descubriendo la maravilla de la informática gracias a los videojuegos. El camino que se recorre es tan importante como la meta, que a veces tiene poco que ver con lo que se pretendía en la infancia.

Soñar es el trabajo de los dioses, pero también de los niños, así que dejemos que desarrollen su imaginación y jueguen a ser profesores dando clase en una de las pizarras de vinilo de nuestro catálogo,  mientras una atenta clase compuesta por muñecos y peluches escuchan todas las explicaciones sin interrumpir.

Disfrutemos nuevamente del viaje de la infancia, esta vez a través de nuestros hijos. Un viaje todavía mejor que el original realizado y que podemos estimular con todo tipo de herramientas y consejos. Revivir la infancia es uno de los milagros que trae consigo ser padres ¡Disfruta y decora con tus hijos!

PIZ6PIZ1

 

No hay comentarios

Dejar respuesta