La revolución de las máquinas… ¡carnívoras!

0
1024
Vinilo Robot

A muchos niños les cuesta trabajo acostumbrarse al sabor de las verduras y rechazan comerlas, prefiriendo alimentos de calidad más cuestionable como las sabrosas salchichas que ellos suelen adorar y los padres miramos con gran desconfianza.

Una de las mejores formas de acostumbrar a nuestros hijos a comer de todo y hacer que no rechacen los alimentos verdes y saludables, es aprovechándonos positivamente de la gran imaginación que los pequeños tienen. ¿Te imaginas un robot que odia las verduras y que tiene tras de sí una fantástica historia?

vinilo-decorativo-robot-verduras

Un mundo sin verduras

Pudiera ser que ese robot haya llegado a la tierra en una gran nave espacial en compañía de otros amigos extraterrestres desde una lejana galaxia. ¿Sus intenciones? Bueno, no sabemos muy bien cuales eran, pero nada más bajar de la nave, este amigo mecánico comenzó a gruñir y a gritar lo  mucho que odia las verduras.

Quizás, pudiera ser que unos niños consiguieran vencerle cuándo avanzaba con ansias destructoras dispuesto a destrozar su aldea. ¿Cómo lo lograron? Gracias a las vitaminas y energía que les proporcionaron las verduras de los huertos de sus padres ¡claro está! Por cierto, se ha escuchado decir que ahora el robot convive con los niños de la aldea y es un gran agricultor que come verduras para acompañar todas sus comidas.

Incluso puede ser un gran amigo de tus hijos, que les recuerde desde la pared de la habitación cuánto odiaba las verduras en el pasado y lo importante que es para todos los niños comerlas para estar preparados ante cualquier “ataque” de robots carnívoros.

Los niños siempre nos sorprenden

Esta historia improvisada puede ser sin duda mejorada por cualquier de los pequeños a los que se les pida que expliquen la historia del robot que odia las verduras. Ellos mismos darán los razonamientos necesarios para apoyar lo necesarias que son en nuestra alimentación a poco que les demos una excusa para hacerlo.

Los vinilos no solo son un elemento decorativo, no nos cansaremos de decir que son un gran estímulo para la mente, sobre todo para una tan fácilmente estimulable como la infantil. Las aventuras que pueden improvisar en torno a los personajes que pueden poblar las paredes de su cuarto forman parte del especial universo íntimo de los niños al que a veces tenemos la suerte de poder asomarnos y atisbar un resquicio. Por tanto ¡estimulemos su mente e invitémoslos a soñar!

No hay comentarios

Dejar respuesta