Lugares alternativos para vinilos

0
2780

Aunque estamos acostumbrados a ver los vinilos colocados en las paredes, este no es el único lugar en el que se pueden situar estos elementos decorativos. Los vinilos de gran calidad, como los de masquevinilo.com pueden colocarse también sobre otras superficies, por ejemplo las puertas o los escaparates de los comercios.

Pero más allá de todo eso, que ya lo hemos tratado en este blog en alguna ocasión, también pueden ir sobre los muebles, convirtiéndose en una parte importante de la personalización de una alacena de cocina, una puerta de armario o una mesa.

Lugares alternativos para vinilos

Vinilos en las alacenas

Unas alacenas de brillo en un color liso y claro pueden ser muy bonitas, pero quizás al cabo de algún tiempo acaben resultándonos aburridas o deseemos realizar un cambio. También puede ser que con el uso diario el mueble acabe sufriendo algún arañazo que sea visible y que convenga cubrir.

Los vinilos pueden cumplir ambas funciones ya que por un lado permiten cambiar la imagen de la cocina de una forma rápida y muy económica. Por otro, también ayudan a cubrir pequeños desperfectos causados por el uso diario. Pero incluso una cocina nueva puede convertirse en una cocina mucho más personal y única gracias al uso de vinilos.

No debemos de olvidar que el vinilo es muy fácil de retirar, por lo que cuándo así lo decidamos, podemos sustituir los vinilos existentes por otros, creando al momento una cocina diferente y original sin tener que cambiar los muebles.

Vinilos en la madera

Los vinilos se pueden utilizar también en los muebles de madera, como las cajoneras, las puertas de los armarios o los muebles de almacenaje de salón. Al igual que ocurre con los muebles de cocina, nos ayuda a variar su aspecto creando un mueble único y diferente.

Una mesa de centro en tonos lisos, similar a muchas otras, se convierte gracias a la magia de estos complementos en una mesa especial, en nuestra mesa, la que adorna nuestro salón y ninguno otro, porque es completamente distinta al resto.

Gracias a los vinilos también es posible transformar un cabecero normal y corriente o un baúl clásico en un mueble infantil que ocupe un lugar privilegiado en la habitación de los niños sin resultar excesivamente serio o falta de gracia. Y cuándo el niño crezca, tan solo hay que retirar el vinilo o sustituirlo por otro más acorde a sus gustos, sin tener que realizar un cambio de muebles.

No hay comentarios